CAVITACIÓN

El ultrasonido puede actuar con frecuencias diversas: los 1 y 3 MHz tienen un efecto muy superficial, mientras que los 40KHz generan en profundidad un efecto conocido como Cavitación.

Aunque el ultrasonido no es agresivo directamente a la adiposidad y a la celulitis, esta irradiación crea en el tejido la condición necesaria para favorecer algunas reacciones fisicas; la más importante de estas reacciones es el fenómeno llamado cavitación. La cavitación provoca la creación, desarrollo y la posterior implosión de microesferas de vapor dentro de un líquido graso, formadas a través de la alternancia de las fases de expansión y de compresión del ultrasonido. La cavitación es el fenómeno más importante producido por la aplicación de ondas ultrasónicas en líquidos.

Se sabe que las ondas ultrasónicas aplicadas viajan en el agua a una velocidad de 1500 mts x seg. Y en el tejido graso a 1380 mts x seg., esto produce que los adipocitos imploten y estallen y / o se rompa la fibrosis sin dañar los tejidos circundantes. De esta forma, las células adiposas son expuestas a tal sobrepresión, que provocan una ruptura de sus membranas y paredes celulares.

Los adipocitos son destruidos como tales y su contenido (los triglicéridos) se fragmentan, lo cual favorece su metabolización y eliminación natural por el cuerpo humano.

0